Simples gestos

Escribo desde la pieza en el hotel. Corrí la maratón. Fue dura, siempre lo es (para mí por lo menos). Bajé muchísimo mi marca. Inmediatamente  pienso: ¿podré bajarla en la próxima, París 2019? 

Escribo también esta entrada directamente en mi teléfono. Por primera vez en mucho tiempo decidí viajar sin mi computador. Ha sido muy bueno a pesar de que se me han ocurrido mil ideas para escribir en este blog:  ¿Trump domina la  prensa norteamericana ? ¿La elección de Kavanaugh? ¿Programas de televisión matutinos? ¿Los artículos increíbles que he leído? ¿Minnesota, su gente amable, lo bella que es la ciudad?  ¿Historias de Uber? ¿Huracán  Michael? 

IMG_0006.jpg

Opto por escribir sobre el tiempo de las vacaciones. Es el tiempo para permitirse experiencias sencillas, ajenas a lo que hacemos rutinariamente. Así, he vivido la última semana. Primero preparándome para la maratón, ahora reponiéndome.  

Simples gestos. Dejar el reloj guardado. Ver televisión en la mañana. Leer a cualquier hora. Comer un trozo de torta a la hora de almuerzo.  

Escribir aquí sin exigirme tanto.   

 

Eso es parte de las vacaciones.

 

 

Libro de la semana

Memorias de una viuda de Joyce Carol Oates