HOY ESCRIBÍ "FIN"

 Escribo unas horas antes de publicar esta entrada en el blog. No tuve tiempo para escribirla antes. Hace mucho calor en Santiago, parece verano. El cielo celeste, la brisa corre suave.

Hoy es un día muy especial. Esta mañana en el Centro Cultural Las Condes me reuní con Ana María del Río. Revisamos el capítulo 30, el último de la novela que comencé a escribir el año pasado, también en noviembre. Cuando finalizamos la corrección ella me preguntó ¿no vas a poner fin? Le contesté que no me había atrevido. Entonces, cada una con su copia, debajo de la última palabra escribimos “FIN”.

Me cuesta creer que lo logré. En noviembre del 2017 solo tenía una idea vaga, súper poco clara sobre lo que iba a relatar. Ahora, es un escrito robusto, con 30 capítulos. El personaje principal es Olivia Katz, una mujer  que nos obliga a ponernos en situaciones incómodas. Tiene 40 años, pero la novela arranca cuando ella tiene 19. El lector va a sumergirse de lleno en ese Nueva York de los 80, decadente, sucio y con un Wall Street en apogeo. Olivia pasará una temporada en Chile.  Su trabajo la obliga a vivir en  Santiago, en uno que está recibiendo la democracia.

luke-stackpoole-670781-unsplash.jpg

Voy con ojos de escritora y no de turista.

También hoy es un día especial, porque en pocas horas más me subiré al avión que me llevará a Nueva York. Voy con ojos de escritora y no de turista. Quiero empaparme con la ciudad, ver lo que no he visto nunca, conocer la calle M, donde queda la casa de la infancia de Olivia, su departamento en Riverside, su restaurante favorito, su deli más cercano. Este trabajo que realizaré es muy similar al de los periodistas, pero con el sello del artista. Una buena novela se hace con descripciones certeras, con personajes que nos provoquen.

¿Cuál es el nombre de la novela? Lo ignoro.

Conmigo va a viajar el escrito completo impreso y anillado. Son más de 350 páginas. Durante la semana pretendo leerlo con calma y detención. Con ojo crítico, súper crítico. La voy a llenar de correcciones, ideas, quitaré muchos párrafos, hasta capítulos completos. Con esto se inicia la segunda etapa que todo escritor enfrenta: la revisión. El primer borrador se asemeja al bosquejo de un pintor, al croquis. Ahora me voy concentrar en los detalles, en que los personajes sean consistentes, la historia sólida. Es como cuando se construye una casa y se está período de terminaciones, cada error e inconsistencia queda impregnada en la construcción.

En esta novela asumo varios riesgos. Transcurre en la década de los 80, en Nueva York, Chile y Canadá. Esto me ha requerido mucha investigación, además de conectarme con mis años adolescentes.

Así, con un lápiz gráfito, un marcador y mi novela en papel hoy viajo a la ciudad donde vive Olivia Katz.

Libro de la semana Siete días de Ana María del Río