Karen CodnerComment

Una minoría dentro de la minoría: joven, judío y escritor

Karen CodnerComment
Una minoría dentro de la minoría: joven, judío y escritor

¡Bienvenidos! Los invito a leer esta columna que publicaré mes por medio en Revista Shalom.  Compartiré con ustedes puntos de vista, reflexiones y cosas propias del diario vivir. 

Primero les cuento algo de mí. Soy periodista y una de las fundadoras de Fundación Memoria Viva. También soy escritora, publiqué mi primera novela “Respirar bajo el agua” el 2015 y actualmente estoy escribiendo la segunda. Además, soy mamá de cuatro y llevo más de dos décadas casada. 

Pero creo que esta presentación es la más aburrida de todas. Si ya me van a leer, es justo que me conozcan un poco más. 

Soy apasionada, leo mucho, escribo bastante. También corro. Tengo 3 maratones en el cuerpo y me estoy preparando para la cuarta en octubre, en Minneapolis. Antes cocinaba mucho, ahora solo de vez en cuando. Los viernes -si no hay ningún improvisto- hago mis propias jalot. Mi día comienza temprano y trato de dormirme antes de las 11 de la noche, cosa que pocas veces pasa. También estoy presente en las redes sociales; ha sido un desafío. Me cuesta exponerme, he tenido que aprender mucho y estar más conectada de lo que realmente preferiría. 

En abril comencé un nuevo desafío: ser profesora de un taller de microficción para jóvenes colegiales. Me costó mucho iniciarme en esta aventura. ¿Quién soy yo para hacer clases? Pero parece que los años de experiencia sirven. Llevo más de 10 años escribiendo y siendo participe de diferentes talleres.  

La idea era hacerlo en un colegio, pero solo dos chicos se inscribieron. ¿Cómo me sentí? No me afectó mucho, sé que la literatura y la creación de historias es algo que genera poco interés entre los jóvenes. Lo que sí me sorprendió fue que esos mismos chicos me insistieron para que hiciera el taller en mi casa. Luego de conversarlo con una de las mamás, que es mi amiga también, decidí probar. Hasta algunos adultos querían asistir, me preguntaban cuándo haría un taller para ellos.  

Se organizó todo por WhatsApp. 

Por fin llegamos a un acuerdo en el horario y nos reunimos la primera vez a comienzos de abril, después de Pesaj. La más joven de los asistentes tiene casi 14 años y el mayor por cumplir los 16. Son cinco personas que buscan ser más creativos, aprender del oficio, convertirse en escritores. 

Sueños.

Estos cinco jóvenes son una apuesta para el futuro. Gracias a este espacio ellos están desarrollando aspectos que de otra forma quedarían rezagados. Hoy es fácil encontrar clases para bailar zumba, jugar fútbol, pintar acuarelas y caricaturas, ser chef, pero dar con un espacio ligado a las letras es, casi imposible. 

Son la minoría: jóvenes, barrio alto, judíos. Y son una minoría dentro de esa minoría. Sueñan con escribir. 

Los invito a comentar esta columna en cualquiera de las redes sociales.