Lecturas pendientes

Ha sido una semana súper intensa. Nuevamente estoy escribiendo en la nieve, el  sol inunda las canchas y no hay amenaza de tormenta. Tal como les había contado en una entrada previa, prefiero escribir con frío, lluvia, nieve. Pero el clima jamás es un impedimento para disfrutar de esto que amo hacer, escribir y reflexionar.

Hace muchos años, mi buen amigo, Marco Antonio de la Parra  -en esta década, me ha enseñando infinitas cosas- que deje lecturas pendientes para el futuro. Me costó muchísimo hacerle caso. Para mí era obvio  que el libro se lee de principio a fin.  Hoy, he puesto en modo "pendiente" varios. Intento leer lo máximo, sino suspendo por un buen tiempo.  De repente, me vuelve a enganchar Lo dejo “descansar” en el estante, en mi librero. 

Cada lectura tiene su tiempo. 

Y su lector. 

SIN MIEDO A LA DIVERSIDAD

El estado de animo es determinante. Hay momentos en la vida para todo, incluso para ciertas lecturas. También me sirve mucho leer varios títulos en paralelo, -tomo recreos de ciertos títulos- pueden ser más de cinco. Siempre hay uno que lleva la delantera.  Ojalá esas lecturas sean muy disímiles. Novela, ensayos, autobiografías. También, revistas.

En los últimos meses buenos amigos me han traído  desde Estados Unidos The Atlantic, New Yorker, Harper. Así se me activan mis antenas. Los artículos son larguísimos, lo contrario de Twitter. Me encanta lo bien reporteados que están -un periodismo que sin duda en Chile nunca hemos tenido- la profundidad con que abordan los temas, las columnas de opinión, las críticas de libros.  Además que el humor nunca falla.  Prefiero el papel a lo digital: nada como recostarse sobre la cama, el sofá, con la revista en la mano sin distractores.

La impaciencia del corazón.jpg

Una delicia. La historia de un viejo, su hija inválida y un teniente del ejército húngaro.

 

TiEMPO DE CALIDAD: EL HUERTO+ NUEVA ALTAMIRA

El martes, después de reunirme con Ana María del Río en un Santander Café -nos juntamos cada diez días a revisar los progresos de mi nueva novela- me fui a Providencia al restaurante El Huerto. Allí almorcé. Se  come delicioso, pero lo más importante es que me trae unos recuerdos hermosos de mi época universitaria. Iba muy seguido. Ya sea con buenas amigas, sola o en ese tiempo con mi pololo (ahora, mi marido). Estaba igual de lleno, como si los más de veinte años no hubieran pasado. El mismo pan integral con salsa de tomate fresco. Estuve un buen rato. Leí a Zweig, revisé las redes sociales.

Luego me fui  caminando hasta el  Drugstore para  vitrinear en la Nueva Altamira. Me podría haber comprado muchísimos libros, pero fui cautelosa, llevé solo tres: Las hermanas de Zweig, La librería de Penelope Fitzgerald y El señor de las moscas de William Golding para mi hijo mayor, un gran lector. Lo pasé tan bien. Llegué encantada a mi casa.  Sentí que algo de esa Karen de antaño volvía por unos momentos. Es importante identificar lo que nos hace bien, lo que nos ayuda a conectarnos con nuestro yo más íntimo. Para mí son muchas actividades, pero sin duda este combo El Huerto+Nueva Altamira, contribuye a esa búsqueda de tiempo de calidad.

fotos-libros-novedades-y-destacados-29-09-013.jpg

Hay tiempos especiales para cada lectura

 

LIBROS INCONCLUSOS

En esta lista que les aparecen algunos de los títulos inconclusos. Ojo, eso no quiere decir que los vuelvas a visitar más adelante. Una ventana abierta, siempre. 

El simpatizante, La enfermedad, Ema, la cautiva, María, El mal de Montano, Dublinesa, Sombras sobre el río Hudson, La edad de hierro, Acción de gracias, Las correcciones, Ulises, Sumisión, Los miserables, Trilogía de la ocupación, Memorias de Adriano, La vida de las mujeres, Necrópolis, Hotel Bolivia, La bella del señor, A field guide to getting lost, Educación sentimental, Circo familiar, El niño perdido y otros relatos, Drácula, Los diarios de Alejandra Pizarnik, En busca del tiempo perdido, Esperando a los bárbaros, Forest Dark, The Ruined House, Vida con estrella, Sin habitación, La cripta de los capuchinos, Historia argentina, El emperador del aire, Quack this Way, The lost landscape, Alicia en el país de la maravilla, Olive Kitteridge, South and West, No time to spare, Dientes blancos, El cazador de autógrafos, Un buen partido, Las noches de Estraburgo…

Dime ¿Cuáles libros has dejado hasta la mitad? ¡Cuéntame aquí abajo!