Karen Codner5 Comments

Episodio 1 de Celular: una llamada a la creatividad con Carla Guelfenbein

Karen Codner5 Comments
Episodio 1 de Celular: una llamada a la creatividad con Carla Guelfenbein

Hoy inauguro una nueva sección en el blog , es el show de entrevistas Celular:un llamado a la creatividad, celular como la vida de los escritores. Estén atentos ¡se viene un tremendo regalo! Un ejemplar de La estación de las mujeres. Es súper fácil participar

Esta entrevista la pueden escuchar completa en Celular: un llamado a la creatividad.

Hola, bienvenidos, soy Karen Codner. Escritora, periodista, bloguera. La verdad, lo que me interesa, es que me conozcan y sepan que estoy cumpliendo un sueño. Había soñado hace mucho tiempo tener un show de entrevistas, conocer el proceso creativo. Hasta que me atreví y me lancé. Por eso hoy están escuchando Celular: un llamado a la creatividad. Celular como la vida de los escritores. Celular como nuestros fieles amigos que llevamos a todas partes y que  no van con nosotros nos puede bajar un ataque de pánico. A mí me ha pasado.

Pero volvamos a qué se trata todo esto. A mí me encanta entrevistar y me encanta conocer los procesos creativos de otros, entonces en este podcast ustedes van a encontrar entrevistas a grandes escritores chilenos, de Latinoamérica y de otras partes de este hermoso mundo, pero con una condición: que hablen español, porque yo, si bien sé inglés me pondría súper nerviosa haciendo una entrevista en inglés para que me escucharan ustedes, así que eso mejor se lo dejamos a los nativos.

Aquí me voy a preocupar de hacer preguntas entretenidas, ágiles. Como una especie de fusión del cuestionario de Proust y de la revista Vogue en Youtube. Si no lo han visto se los recomiendo. Entonces vamos a tener una fusión de esas preguntas con las mías enfocadas a conocer la vida de un escritor o una escritora. Por eso elegí como primera entrevistada o invitada a Carla Guelfenbein. Me imagino que a muchos les suena. Carla es chilena también, ha publicado 7 libros y en el 2015 ganó el Premio Alfaguara con su novela Contigo a la distancia. Hace muy poco publicó su última novela que se llama La estación de las mujeres. Uau, no se la pierdan. Es un libro cortito eso sí, pero súper bien escrito, muy profundo.

Carla trabajó como bióloga, después como diseñadora y luego, como todos los soñadores, se atrevió a seguir su pasión: la escritura. Ella tiene mucho que contar. Yo no la conozco. O sea, la he visto una vez en mi vida, pero me atreví a mandarle el email. Y así de inmediato, rápido, me contestó que encantada aceptaba la invitación. Así desde mi taller en El Arrayán me senté y hice un llamado celular. Un llamado a Carla Guelfenbein. Vámonos con esta gran entrevistada.

K:  Hola Carla habla Karen, ¿qué te estoy interrumpiendo?

 Me estás interrumpiendo un café que estoy tomando en este minuto que se va a sumar muy bien a nuestra, a nuestra entrevista telefónica.

K: ¿Cuántos al día?

 Dos cafés

K ¿Cuál es tu idea de la felicidad?

Un café rico con tiempo ilimitado y abierto por escribir.

 K: ¿Tu mayor miedo?

 Bueno en este minuto mi mayor miedo, me quita el sueño,  o sea incluso he tenido pesadillas, es que destruyamos nuestro planeta.

­K: ¿Podemos hacer algo sobre esto?

El futuro de nuestro planeta está en peligro.  Lo estamos destruyendo a una velocidad gigantesca.

K: Lo que más te molesta de ti misma.

 Mi falta de paciencia.

 K: ¿En  los demás?

 La mentira.

K: ¿A qué escritor vivo admiras? (hombre)

A Javier Cercas.

 K: ¿Muerto?

 Henry James, entre otros por supuesto porque hay muchísimos más ¿no?

K: Una escritora ¿cuál admiras más que esté viva?

Alice Monroe.

la-estacion-de-las-mujeres.jpg

 K: ¿Qué falleció?

 Clarice Lispector es la que de alguna manera detona la novela Contigo a la distancia

K: Hoy en la mañana, ¿qué desayunaste?

Bueno, tome té, también todo esto del té y el café es muy importante. También hago un té aquí en mi casa que es un chai muy rico. Me hago un pan  integral con todo nueces y semillas y con queso.

K: ¿Cocinas tú el pan?

 Lo hago a  mano porque no tengo máquina, pero es un proceso muy sencillo y muy relajante, no es nada de heroico.

K: Agenda de papel, electrónica o ¿ninguna de las anteriores?

De papel… Yo siempre tengo una Moleskine roja, chiquita que la ando trayendo para todas partes y allá anotó todo.

K: ¿Cuál es tu mayor vicio?

 Dormir.

 K: ¿Cuándo mientes?

 Cuando tengo miedo.

 K: ¿Quién ha sido la mayor influencia en la vida?

Mi madre.

carla.guelfenbein.jpg

K: ¿Por qué?

Mi madre se murió cuando yo tenía diecisiete años.  Todo lo que ella me dejó son los cimientos de lo que soy ahora. Me inculcó la lectura desde muy, muy, muy pequeña y de una manera muy inteligente de manera que realmente sembró la semilla de la curiosidad lectora. Por lo tanto es absolutamente definitiva en mi vida. Y también cómo se murió cuando yo era muy chica eh.. dejó esa, esa huella ¿no? Ella quedó ahí implantada en mí ser muy profundamente.

 K: Ayer te sentiste feliz cuando..

Ayer me sentía muy especial porque nos reunimos con las compañeras de Auch, y Auch es de autoras chilenas, un grupo de mujeres a la cual también estas invitadísima a participar.

Nos estamos organizando como una fuerza de las letras de las mujeres  así de alguna manera revertir tanta discriminación que hemos sufrido las mujeres en el mundo de las letras. Estamos organizando un, bellísimo encuentro el 27 de septiembre. Están todos  invitados en el GAM a las 5 de la tarde, inaugurando el festival de autores.

K:  Antes de acostarte siempre

Me tomo una pastilla para dormir.

K:  Antes de escribir, necesitas

Salirme de la cama

K: ¿Cómo es un típico día de Carla Guelfenbein?

 Un típico día de Carla Guelfenbein es totalmente atípico. Yo diría que es como organizadamente caótico.

 K: ¿Por qué?

­Porque no hay casi ningún día igual al otro, o sea no hay una rutina. Me interesan muchas cosas…no sé y el día puede tomar rumbos completamente inesperados

K: Té, café o agua

Té en la mañana, café después.

K: Azúcar, endulzante, nada

Miel.

 K: Cerveza, blanco, tinto, champagne, bebida

 Champagne, por supuesto.

 K: Instagram, Facebook o Twitter

 Ninguno, la verdad es que ninguno y todos por necesidad.

 K: ¿Cuales son tus escritores preferidos? Nombra uno de cada continente.

 Latinoamérica, Clarice Lispector. Norteamérica, Siri Hustvedt. Europa, Virginia Woolf. De Asia, Kenzaburō Ōe y de África, Coetze.

 K: La que más te inspira

 Clarice Lispector.

K: El que más te inspira

Bueno todos estos autores que nombré me inspiran muchísimo, pero no podría decir que hay un solo autor que me inspira.

K: ¿El Pulitzer, El Cervantes o el Pen?

 El Pulitzer.

 K: ¿Has sentido odio?

 Sí.

K: ¿Qué te hace enojar?

 La arrogancia, la deshonestidad y la impuntualidad, algo tan ridículo como la impuntualidad, pero me sulfura.

 K: ¿Selfies?

 Ah no. Tengo una, una guerra frontal contra las selfies. Me parece la peor expresión del narcisismo de nuestra época.

 K: ¿Qué es lo más extravagante que has hecho?

 Entonces yo diría que lo más extravagante que he hecho es vivir, existir.

K: ¿ Cuánto tiempo te tomó escribir La estación de las mujeres?

Más o menos dos años y medio.

EAL12214_opt.jpg

 K: ¿Qué tipos de libros lees mientras trabajas en un proyecto? Para La estación en específico.

 En general leo lo que me habla en ese instante,  puede ser muy diverso. Uno de los libros que tuvo mucha influencia, Vivian Gornick. Dos libros traducidos al español que pasan además en Nueva York.

 K: ¿Si fueras personaje femenino serias?

 Isabella Archer pero la de Banville, no la de Henry James.

 K: El libro que más has disfrutado escribiendo

 ¿A qué hijo quieres más? Es una, una respuesta imposible.Porque no hay casi ningún día igual al otro, o sea no hay una rutina. Me interesan muchas cosas…no sé y el día puede tomar rumbos completamente inesperados.

K: ¿Cual de todos tus libros es el que más te ha costado escribir?

 Todos son difíciles, pero yo creo que el que estoy escribiendo ahora me está resultando muy difícil. De hecho. lo empecé el año 2017, lo boté, lo volví a retomar y ahora lo estoy retomando de vuelta. Es un libro sobre el amor pasional.

K: ¿Cuál es el que menos?

La verdad es que todos han tenido sus complicaciones y todos han tenidos sus, sus divinidades digamos. Quizás el que me demoré menos La estación de las mujeres tiene un tercio de la cantidad de páginas que el resto.

K: Té, café o agua

Té en la mañana, café después.

 K: Azúcar, endulzante, nada

Miel.

­K: Cerveza, blanco, tinto, champagne, bebida

 Champagne, por supuesto.

 K: Instagram, Facebook o Twitter

 Ninguno, la verdad es que ninguno y todos por necesidad.

 K: ¿Cuales son tus escritores preferidos? Nombra uno de cada continente.

 Latinoamérica, Clarice Lispector. Norteamérica, Siri Hustvedt. Europa, Virginia Woolf. De Asia, Kenzaburō Ōe y de África, Coetze.

K: La que más te inspira

 Clarice Lispector.

 K: El que más te inspira

Bueno todos estos autores que nombré me inspiran muchísimo, pero no podría decir que hay un solo autor que me inspira.

 K: ¿El Pulitzer, El Cervantes o el Pen?

 El Pulitzer.

 K: ¿Has sentido odio?

 Sí.

K: ¿Qué te hace enojar?

 La arrogancia, la deshonestidad y la impuntualidad, algo tan ridículo como la impuntualidad, pero me sulfura.

 K: ¿Selfies?

 Ah no. Tengo una, una guerra frontal contra las selfies. Me parece la peor expresión del narcisismo de nuestra época.

K: ¿Qué es lo más extravagante que has hecho?

 Entonces yo diría que lo más extravagante que he hecho es vivir, existir.

K: ¿ Cuánto tiempo te tomó escribir La estación de las mujeres?

Más o menos dos años y medio.

 K: ¿Qué tipos de libros lees mientras trabajas en un proyecto? Para La estación en específico.

 En general leo lo que me habla en ese instante,  puede ser muy diverso. Uno de los libros que tuvo mucha influencia, Vivian Gornick. Dos libros traducidos al español que pasan además en Nueva York.

 K: ¿Si fueras personaje femenino serias?

 Isabella Archer pero la de Banville, no la de Henry James.

 K: El libro que más has disfrutado escribiendo

 ¿A qué hijo quieres más? Es una, una respuesta imposible.

 ­K: ¿Por qué Doris Dana y no Gabriela?

 Habría sido arrogancia infinita ponerme en la voz de Gabriela Mistral,  algo que ni siquiera se me pasó por mi mente. En cambio, Doris Dana no hay casi nada de ella…era más posible meterme en su mundo interior.

 K: Se dice 99% trabajo y 1% de inspiración. ¿Qué opinas?

 Yo creo que el trabajo es absolutamente fundamental…además la inspiración surge del trabajo eso es lo fascinante. No creo en las musas, creo que cuando uno está sentado docente a su texto es cuando se produce la inspiración.

K: ¿Cómo sabes cuando la novela está lista?

Cuando escribo una frase y en ese momento sé que he llegado al final. Ya llevo 7 novelas, el día que voy a terminar la novela no lo sé.

K: ¿Cuántos “lectores” previos tienes? Da algunos ejemplos previos de los que te han leído.

Una amiga, solo una amiga, que no es escritora, pero que tiene una inteligencia impresionante además es increíblemente honesta y descarnada… a veces hasta me hace llorar porque me dice cosas terribles

K: ¿Cuál es el, el nombre de esa amiga? ¿O no lo podemos saber?

Isabel

 K: ¿Chilena?

Chilena.

K: ¿ Cuántas veces editas el texto?

 Billones de veces… el proceso más o menos es como un año y medio de escritura hasta llegar a ese punto que dices:  hasta aquí voy a llegar con la historia. Y después pueden ser dos a tres años de corrección. O sea, imagínate la cantidad de veces que la corrijo.

K: Los rusos son…

 Grandiosos.

 K: Los norteamericanos recuerdan…

 Nos recuerdan lo profundo que yace bajo la banalidad.

 K: Los franceses nos regalan…

 Una tajada de francesismo.

 K: Los latinoamericanos están…

 Están volviendo a ocupar el lugar que les corresponde en la literatura internacional.

 Y los escritores chilenos somos...

 Grandes narradores.

 K: ¿Qué clásico hay que leer, y releer, una y otra vez?

 Ana Karenina. Pero también, em.. otro clásico que, que leo constantemente es la poesía de Cavafis que me inspira muchísimo.

K: ¿Algún clásico que no hayas podido terminar?

Hay varios, el que no he terminado nunca y que tampoco lo veo como una, como algo cerrado, porque voy a leerlo en algún minuto es Ulises.

 K: Cinco consejos para escritores nóveles

 Leer, leer, leer, leer  y leer.

 K: Tres aciertos que has cometido como escritora.

 Hay tres elementos, virtudes podríamos decir que me han ayudado muchísimo: la obsesión, la rigurosidad, esas correcciones eternas, esos dos tres años de corrección y la libertad, como llegué tarde a las letras tenía una sensación de que no me estaba jugando la vida y eso me ha dado libertad a la hora de escribir.

 K: Tres errores que has cometido como escritora

 He cometido millones y millones de errores pero son parte del proceso. Yo a veces leo mi primera novela y obviamente que es una obra de una primeriza, pero no la cambiaría porque eso es lo que es. ¿Cómo cambiar una vida?

K: Si volvieras el tiempo atrás ¿Qué harías distinto? 

 Habría sido más generosa con mi madre… yo era muy chica, muy inmadura, muy egocéntrica.

 K: ¿Cómo te relajas?

 Corriendo… soy corredora.

 K: ¿Tienes un hobby?

 Nada es hobby para mí porque como soy de personalidad obsesiva cualquier cosa que haga la hago con la seriedad como si fuera profesional.

 K: Maternidad, escritora, bióloga. ¿Cómo se vinculan en ti?

 Me gusta el orden en que lo pones,  porque la maternidad es sin duda lo más importante y lo más lindo que me ha pasado en mi vida. A mí me costo muchísimo tener mis hijos. Estuve  10 años intentando, me hice 10 in vitro, por lo tanto cuando llegaron, cuando llegó mi primera hija y después llego el Sebastián mi segundo hijo han sido un regalo de comienzo a fin.  Yo no doy por sentado el hecho de ser madre. Muchas veces pensé que nunca iba a ser madre. Siempre está en el centro de mi vida y afortunadamente la escritura y la maternidad siento que van muy bien. Son dos actividades que son dentro de un espacio íntimo de intimidad, de protegerse del mundo. Uno de mis mayores logros es cuando mis niños me dicen –se me se me llena el corazón de solo pensarlo– que he sido una maravillosa madre con ellos.  Es muy emocionante,  porque a pesar de todo los esfuerzos que uno haga las cosas pueden no resultar ¿No? Es lo que mejor que he hecho en mi vida sin duda.

 K: Lo judío y lo chileno ¿como conversan en tu narrativa?

 Lo judío y lo chileno conversan de muchas formas y de muchas formas que no son evidentes. Hay un libro maravilloso que se llama Judíos errantes que es del otro Roth, no de Philip Roth.  Hay ahí algo que con lo que me identifico muchísimo,  que es que tu patria al final es tu cultura.  Para el judío su patria es su cultura es su lo que aprendió, es lo quiere saber, es lo que quiere aprender y es lo que lleva consigo al lugar donde vaya. Y la historia de mi familia ha sido bien errante. Mis abuelos llegaron a Chile huyendo de los pogromos. Después mis padres tuvieron que salir de Chile huyendo de Pinochet. Siento que al final  este este ser judío tiene con ese errancia.  Tiene que ver el con el valor que me dieron mis padres y le doy a mis hijos,  lo que no es tangible: la cultura, al conocimiento, a la generosidad.

carla.guelfenbein.jpg

 K: Dios, meditación, nada.

 Meditación, yo medito.

 K: ¿Cual es tu habitación propia?

 Mi habitación propia,  no quiero que suene arrogante pero es justo al contrario. Mi habitación propia soy yo porque me transporto donde sea.  No necesito grandes cosas para poder encontrar mi lugar propio mientras hay silencio, mientras haya puertas cerradas mientras ojalá haya una ventana.  Como empecé a escribir junto con la maternidad aprendí y me exigí de que ese espacio de escritura tenía que tener la menos condiciones posible.  Tenía que poder hacerlo en con mi hijo jugando debajo de la mesa…mi lugar es tener la posibilidad de escribir en cualquier parte.

 K: ¿Fama, dinero o ambas?

Dinero.

 K: En tu velador ¿qué libros tienes?

 Estoy leyendo un libro maravilloso que acaba de ser reeditado que recomiendo encarecidamente, el de la Pilar Donoso, la hija de José Donoso. Se llama Correr un tupido velo.  Es la historia de su padre, de sus cartas es absolutamente maravilloso. Juego y distracción de James Salter y el otro que tengo y que he estado mirando es El cuarteto de Alejandría de Durrell y lo he estado releyendo por pedazo.

 K: Kindle, papel, audiobook

 Depende, audiobook todavía no he entrado.  Prefiero lejos el papel, pero también como viajo muchísimo, el kindle a resultado ser mi instrumento maravilloso porque puedo viajar con diez libros. Antes cuando tenía que viajar la decisión mas difícil era qué libro llevar,  porque si me equivocaba estaba fregada. Sobre todo cuando iba a países como Alemania o lugares donde no iba a encontrar un libro que pudiera leer.  Ahora en cambio puedo meter muchos libros y regodearme.  Si hay uno en que ese minuto no me está hablando lo suficiente tengo otro, otro y otro así que ahora es un placer poder elegir mis lecturas de viaje y son diversas.

 K: ¿Pero viajas absolutamente solo con Kindle o llevas en papel?

 Solo con Kindle porque la verdad es que viajo, soy como me gusta todo mínimo, no me gusta viajar con grandes maletas.  Ojalá una  maleta muy pequeña que pueda meter adentro en el avión.

 K: ¿Escribes en papel, en computador, en libreta?

 Escribo en el computado pero cada novela tiene un cuaderno. Algunas hasta dos cuadernos. Es un proceso en el que el  cuaderno van a caer todas las ideas, todo el caos está en el cuaderno. Pero a la hora de escribir, escribir propiamente lo hago en el computador.

 K: ¿Haces una escaleta o te dejas llevar?

 No, no, no, jamás una escaleta jamás, jamás,  jamás. Me dejo llevar y quizá como a medio camino miro hacia atrás y veo lo que he hecho y quizás empiece a intentar de encontrar una estructura ¿no? y encontrar como, como cuál es el fondo pero primero tengo que dejar esa libertad, en la  que la conciencia, que la historia, que los personajes tengan su espacio… siento que la única posibilidad de sorprenderme a mí misma y eventualmente sorprender a un lector es que surja algo que yo no conozco de antemano, es exploración libre ¿no? en la escritura.

 K: ¿Mac o PC?

 Me vas a creer que en este minuto estoy cambiando de PC a Mac y estoy sufriendo muchísimo pero lo voy a lograr.

 K: ¿Crees en el bloqueo del escritor?

 No.

K: ¿Cuántas historias has desechado?

 Ninguna.

 K: ¿Cómo es tu lector o tu lectora ideal?

 Mi lector ideal yo diría que es atento y generoso.

 K: Nombra un sueño para el próximo año, uno que se te cumplió y otro que por primera vez hoy te atreves a soñar.

 Tengo un sueño maravilloso se está cumpliendo.  El próximo año haré mi primer exposición como artista visual y es algo que he estado explorando durante todos estos años.  Preparé una muestra que se llama La estación de las mujeres y son imágenes con texto. La verdad es que mi sueño es poder seguir abriendo caminos en esa dirección,  ocupar como todos los espacios posibles de la de la creación, sin restricciones. Quiero más espacio, más libertad, mas alas.

 K: ¿Cómo convives con tu obsesión, algo que has nombrado mucho?

 La palabra obsesión tiene como connotaciones súper negativas… sobre todo por ejemplo en las obsesiones amorosas. Pero también puede ser algo que te obliga a estar ahí,  a la rugosidad, a no desconectarte.

Siento que en la literatura es absolutamente esencial. Uno no puede ir de vacaciones al lugar donde escribes. Puedes escribir nada más que los fines de semana eso no importa pero no te puedes desconectar ningún minuto de lo que estás escribiendo,  porque para construir una historia, una narrativa profunda hay que ir tan adentro, tan adentro que uno no puede ir de visita a su novela.  Uno tiene que estar relatando su novela 24 horas al día.  Tú habitas el lugar donde estas escribiendo y eso es lo que yo entiendo de la obsesión.

K: ¿Hay algo más que te gustaría agregar hoy día en esta primera entrevista de llamada al celular de Carla Guelfenbein?

 Agradecerte Karen, creo que es una iniciativa maravillosa la que has tenido.  Invitar a todos los autores a que se sumen a esta labor tuya es súper entretenido, lo van a pasar súper bien y suerte, mucha mucha suerte.

 

¿Cuál libro de Carla Guelfenbein has leído? ¡Cuéntame! Y atentos a redes con el regalo de La estación de las mujeres

 Escritores que Carla nombra en esta entrevista:

 Javier Cercas, Henry James, Alice Monroe, Clarice Lispector, Siri Hustvedt, Kenzaburo Oe, John Banville, Vivian Gornick, Virginia Woolf, Gabriela Mistral, Philip Roth, Joseph Roth, Cavafis, Pilar Donoso, José Donoso, James Salter.

 Libros que Carla menciona en esta entrevista:

Ana Karenina, Judíos errantes, Correr el tupido velo, Juego y dinero, El cuarteto de Alejandría

Enlaces externos que te pueden interesar 

Carla Guelfenbein en Instagram

73 Preguntas revista Vogue

Auch

Pulitzer

Premio Alfaguara