Mi Libro

35360804_10155781152477635_6275959504592961536_n.jpg
 
 

Es una novela nocturna.  Son dos voces que permiten adentrarnos en el mundo de las minorías, como lo son la judía y la mapuche. La dueña de casa, Jenny Goldstein quiere hacer el duelo por su "nana", Mirna Catrileo, que ha muerto de cáncer.

Esa noche, la del duelo,  el lector se adentra en la intimidad de la vida de Jenny, quien le escribe a Mirna en un cuaderno amarillo. En capítulos intercalados conocemos en primera persona a Mirna, quien nos lleva de la mano a ese mundo de los que tempranamente conocen la pobreza, el trabajo y también el amor/desamor. Jenny a su vez nos relata sus tropiezos, sus perdidas como lo es la muerte inesperada de su hermano y la relación conflictiva con su madre.

Así el lector se adentra en tematicas universales desde una perspectiva chilena. Respirar bajo el agua nos conduce a ese mundo que va más allá de la relación contractual entre dos personas. Aquí vemos como dos mujeres crecen en su vínculo a pesar de sus diferencias.

Es el mundo de la vida y de la muerte.

La excelente escritura de Karen Codner permite el disfrute y la emoción, y consigue que no paremos de leer.
Novela espejo, novela ventana, relato arrancado desde la hora bruja en una primera persona implacable, enganchado en una segunda que clama a Mirna su partida, es un ejercicio de vida o muerte. Una cabriola literaria limpia y llana, por instantes perfecta. A leer, que son dos días.
— MARCO ANTONIO DE LA PARRA, LA SEGUNDA
“Respirar bajo el agua” es esa clase de novelas que te hace encariñarte con los personajes, y esa clase de novelas de las que puedes salir llorando a mares, como en las buenas películas.
— MILI RODRÍGUEZ,  ESCRITORA
Al revés de Dostoievsky, tú instalas palabras judías hasta que se hacen familiares al lector. No molestan. No pierden al lector. uno está leyendo desde 3 mundos: el judío, el chileno popular, y el propio del lector, pero no se pierde nunca. Eso es una gran cualidad, que la he visto muy pocas veces en obras que amarran culturas. Tú no las amarras: tú las congregas.
— ANA MARÍA DEL RÍO, ESCRITORA